ARTICULOS

PERSONAJES QUE NOS TRAUMATIZARON 2: SECUNDARIOS DE SERIES ESPAÑOLAS

AdsodeMelk 04/11/03

En mi ranking personal, Quique de Verano Azul ocupa el primer puesto en lo referente a personajes que me marcaron en la infancia. Y por lo que me han comentado algunos de los que leyeron el artículo sobre él en esta página, no fuiel único.

Sin embargo, Quique no ha sido el único personaje que nos ha hecho preguntarnos: "pero ¿qué es esto? ¿qué invento es este?" cuando veíamos un programa de televisión. Por eso, en esta ocasión vamos a hablar de personajes secundarios de series españolas, cuyos papeles estaban menos claros que si había que ir hacia la luz o alejarse de ella en Poltergeist. Si alguno no te suena, no te preocupes, no te habrás perdido gran cosa.

LUCAS (César Lucendo) de MÉDICO DE FAMILIA

De cómo un personaje totalmente secundario adquiere protagonismo de un modo dramático, y de paso, se hace "más seria y comprometida" la serie. Si lo recordáis, las amistades de Alberto, el sobrino del doctor Nacho Martín (Emilio Aragón) eran lo puto peor: bakalas y robamotos con pintas parecidas a Andy (¿o era Lucas?), capitaneados por el inimitable Rulas, que acabaría de novio de Isabel Aboy (María), la hija de Emilio. Pues bien, aparte de esa chusma, Alberto se hace amigo de un tipo pijo y algo soso, muy alto y que enseguida llamará la atención de Isabel Aboy. Se trata de Lucas, un chaval sanote de buen corazón, el yerno perfecto.

El desastre ocurre cuando al bueno de Alberto no se le ocurre otra cosa que juntar las dos amistades, con lo que una noche sale la pandilla pastillera y Lucas. Uno de los bakalas tiene la brillante idea de meter pastillas en las bebidas de Alberto y Lucas. Pero resulta que Lucas no bebe (como Viru), por lo que las pastillas van a parar al vaso de Alberto, que acaba hecho una piltrafa.

Salen del bar y se montan en coches y motos, pero como Alberto se siente mal decide ir en moto, para tomar el aire, por lo que Lucas ocupará su sitio de copiloto junto a Rulas. ¿El resultado? Como buen bakala, Rulas va a mil por hora, gritando gilipolleces (como en Historias del Kronen) y termina chocando con otro coche, en un accidente espectacular digno de una película de Hollywood (si no fuera porque en la serie el coche con el que impactan es el ÚNICO de toda la calle, ya hay que ir ciego, oigan). Consecuencia: histeria general, terminan en el hospital y Lucas acaba paralítico, postrado en una silla de ruedas y acaparando más protagonismo.

A partir de ahí, el simpático Lucas se convierte en el arisco Lucas, siempre a la defensiva y con complejo de inferioridad. Como momento mítico, recordad aquella vez en que Alberto, María, Rulas y demás deciden ir a la nieve a esquiar, y no le dicen nada a Lucas. Cuando este se entera, pilla un rebote de narices y siente que sus amigos le tratan como un trasto inútil, algo que por otra parte es totalmente cierto (que lo trataban así, no que lo fuera).

Por cierto, que el elemento impactante del personaje, aparte de su cambio de rol se debe a la pésima interpretación del actor, alguien que cuando habla parece que estuviera leyendo, como ya ha demostrado en otras series como El comisario o Paraíso.

En Karate Kid III hizo un gran papel, pero Lucases su cumbre interpretativa.

 

CHUSKI (Paco Marín) de PERIODISTAS

Si leíais las primeras historias de Mortadelo y Filemón, aquellas que se desarrollaban en una sola página y tenían dibujos muy simples, recordaréis que Mortadelo siempre visitaba los "bajos fondos" para averiguar qué nuevas fechorías iban a cometer los criminales. Pues bien, en la serie Periodistas, Chuski hacía ese papel a la perfección.

Hombre de la calle, de "mundo", Chuski le soplaba todo tipo de historias a José Coronado, que tenía en él a su fuente más fiable. Desde luego, si la serie tenía alguna pretensión de verosimilitud (algo poco probable pues Coronado siempre estaba tratando desvelar tramas terroristas o salvando al Crónica de un incendio), con este personaje perdían todas las posibilidades. Chuski era menos creíble que Linkin´ Park, con su look "grunge" a lo Carpanta, su barba de cuatro días, su gorronería y su acento pretendidamente chelí. (Este no se leyó el libro de Ramoncín, eso seguro).

Lo más gracioso es que el personaje debió gustar a la audiencia, pues fue adquiriendo protagonismo. Así, entró en plantilla del periódico (una nueva muestra de intrusismo laboral) e incluso se llegó a liar con la hija de Coronado (Elena Ballesteros). Ya puestos, podían haberle dado una serie: Chuski y compañía (aunque el nombre es más propio para una serie sobre un perro).

OSCAR (Alejandro Sánchez) de COMPAÑEROS

Este personaje es otro "quique", sin ninguna duda. Llegó al Colegio Azcona cuando a Alfredo (Francis Lorenzo) le entró la vena humanitaria y se fue a crear escuelas en las selvas de Venezuela, por lo que el alto y espigado Oscar le sustituyó como profesor de Ciencias.

Su principal característica era su debilidad y falta de autoestima, pues era incapaz de imponerse a los alumnos, que se pitorreaban continuamente de él (a este quería verle yo en Mentes peligrosas o mejor aún, en El rector.

Con el tiempo fue adquiriendo carácter (que no protagonismo) y llegó a enfrentarse con Francis Lorenzo, que se aburrió pronto de hacer de samaritano y dejarse barba. Tanto se creció Oscar que llegó a flirtear con Lola Baldrich, que hacía de monja metida a profesora de ética o algo así.

Otro actor con carisma cero. ¿O todo es fruto de la interpretación?


MAX de NADA ES PARA SIEMPRE

La verdad es que la mayoría de los personajes de esta serie daban un poco de grima, todo hay que decirlo, pero de todos ellos, Máximo es uno de los que más me impactaron. ¿Por qué? Era el típico nerd, experto en informática, chico prodigio (como Screech), que tenía el horrible defecto de utilizar todo tipo de términos informáticos en su vocabulario normal. Así, en vez de decir "No me acuerdo" decía "No tengo información en mi disco duro" y cosas por el estilo.

Físicamente era gordo, feo y con gafas, pero aún así logró ligarse a la chica de sus sueños, Lorena, por su gran coraz…, vamos, porque siempre le hacía los deberes.

Todos conocemos a algún Max en nuestras vidas ¿o no?



CARLOS (Emilio Linder) de MÁS QUE AMIGOS

Cuando piensas en Más que amigos crees que todos los personajes de esa serie eran guapos, jóvenes y pijos. Vamos, como el anuncio de Dippas. Pues os equivocáis. ¿Acaso no recordáis a Carlos, el escritor de la barba que siempre estaba en el "Masqui" con un ordenador portátil?

Su papel en la serie era una incógnita, se supone que era amigo de Iñaqui Miramón (dueño del bar), pero lo cierto es que aparecía y desaparecía cual Quique, y no creo que pretendieran que alguien podía identificarse con él. Vamos, que no me imagino a Arturo Pérez Reverte así ni de coña…

VICENTE SECO (Jose María Cano) de AL SALIR DE CLASE

Hay quienes creen que es una leyenda urbana, pero Jose María Cano sí apareció en Al salir de clase (la mejor serie española de la historia - V). Sólo duró dos semanas e hizo de sí mismo, pero de incógnito. La idea era que Jose María Cano quería acercarse a los jóvenes, y con esa excusa le pide al director del centro una plaza de profesor de música, pero con un nombre falso (Vicente Seco). Como si fuera Supermán, pensó que con unas gafas, nadie le reconocería, pero se equivocó, claro. Al final los alumnos le pillaron y él, antes de irse, les dedica su canción Linda, veracruzana.

Por cierto que pocas veces he visto a un actor sobreactuando tanto. Me recordó a Michael Douglas en Jóvenes Prodigiosos, que se pasa toda la película con las gafas resbalándole por la nariz para aparentar desesperación.

NINES (Helen Lindes) de AL SALIR DE CLASE

Una de las maneras más sencillas de aprovechar el tirón del título de Miss España es salir en una serie televisión, porque además no te hace falta saber actuar ni nada (que se lo digan a Lorena Bernal). Eso mismo debió pensar Helen Lindes, cuyo papel en ASDC daba más miedo (por su interpretación) que Paul Naschy recién levantado.

Hacía de una niña pija, que se encapricha del chico gay (Alejo Sauras) y al final termina agredida y medio muerta por un psicópata. De acuerdo que la chica salía todo el rato en bikini y todo lo demás (debutó en la temporada de verano), y que el resto de sus compañeros no salieron del Actor´s Studio precisamente, pero aún así, cada vez que Nines pronunciaba una frase era como oír un chiste de Fuentes: todos horrorizados.

Es una pena que no fuera mejor actriz, porque guapa es un rato.

"PC" (Raúl Peña) de COMPAÑEROS

No sé por qué a este actor le ven pinta de superdotado. En Compañeros hacía de PC, un mago informático (al estilo de Mathew Broderick en Juegos de guerra pero con el pelo teñido de naranja), y ahora en UPA hace también de genio o algo así.

Lo más chocante de este personaje no era que se quisiera ligar a la chica bosnia en Compañeros, sino que PC no fue el primer personaje que Raúl Peña interpretó en la serie. Antes de encarnar a PC(gran nombre, por cierto, más corto que Macintosh), había hecho un papel secundario: Carolo, un cabroncete (una especie de Peloto), que no hacía más que putear a César, Luismi y compañía. Como los de Antena 3 se creen que somos tontos, pues hala, le cambian el nombre y lo reconvierten en uno más de la pandilla. Pandilla, por otra parte, que tuvo que sufrir uno de los primeros papeles de Miguel Ángel Muñoz (MAM, justo después de Al salir de clase), en el personaje del novio pijo de Sara, la Lisa del Luismi "Screech".

PCno salió en el film No te fallaré por muy poco. Tal vez porque en la película se iban de vacaciones, y no había ninguna trama informática, ni de internet ni nada. Por otra parte, como la película situaba la acción en un futuro, no es de extrañar que PCquedara obsoleto.

ERNESTO, de MEDICO DE FAMILIA

De nuevo, la serie de Emilio, y de nuevo el interés por los temas sociales que tanto gustaban a Daniel Écija. En este caso, se trata del acceso laboral a los discapacitados, representados por Ernesto, el chico con síndrome de Down que ayudaba a Marcial en la conserjería del hospital.

Se trataba de nuestro Corky hispano, y lo cierto es que no hacían más que putearle en la serie, pues siempre estaba equivocándose y provocando el caos. Que si pierde unos informes, que si no le da el recado a Emilio… Al final, casi era una caricatura, el pobre.

El momento mítico de Ernesto se produce cuando va a la radio, al programa de Lidia Bosch, y arma un alboroto monumental (desordena las cuñas publicitarias). Por otra parte, cuando le dan paso para hablar, se queda callado. Una vez que termina el programa, Ernesto dice "quiero hablar", y Lidia Bosch le dice que ya no puede ser. Consternado, Ernesto pronunciará una de las frases legendarias: "Mi madre me quiere escuchar". Pero como todo en el mundo de Ernesto, no pudo ser.

Eso sí, tenía novia y todo (también con síndrome de Down), con lo cual ligaba más que Ruth, la amiga de Isabel Aboy colada por Alberto.


ISMAEL BEIRO en ARRAYÁN

Como comprenderán, jamás he visto el culebrón de las autonómicas Arrayán. Sólo se que trata de un hotel y de todo lo que se cuece en torno a él. No es raro por tanto que abunden los personajes episódicos, al estilo de Vacaciones en el mar o el propio Hotel, en el papel de clientes que se hospedan en las diferentes habitaciones. Pues bien, uno de esos personajes fue el inimitable Ismael Beiro, quien tras ganar en Gran Hermano se iba a comer el mundo. Años después, cuando La isla de los famosos descubrió su "lado malo", el pobre no sabe que hacer para salir en la tele (recuerdo una entrevista que le hizo Jesús Quintero en la que no hacía más que pedirle trabajo: "Jesú, llámame cuando quieras, picha").

¿Se imaginan cómo sería su interpretación? ¡¡¡Pero si cuando habla apenas se le entiende!!!! De cada dos palabras, soltaba un "picha", con eso lo digo todo. Por cierto, que en Arrayán también tuvo un papel (en este caso protagonista) el "inolvidable" Carlos Castell (Adrián en Nada es para siempre), otro que bajó su caché sensiblemente. ¿Será una serie gafe?

Y ya está bien por hoy, vamos, digo yo. Otro día podemos hablar de series extranjeras… Como diría Joey de Padres forzosos, "Oh, vamos, corta el rollo".

Escríbenos

VOLVER A VIRUETE.COM